El potencial de una tienda en línea es innegable, se estima que el e-commerce a nivel mundial tendrá un valor de más de $4 billones en 2020. Sin embargo, muchas páginas con e-commerce no están aprovechando el auge en línea, porque no están brindando la experiencia que los consumidores están buscando… A lomejor en este momento estás pensando,  ¿Cómo puedo organizar mi tienda en línea de manera éxitosa?

Lo primero es organizar su infraestructura, tu sitio web debe permitir a los clientes encontrar fácilmente lo que están buscando. Para este paso, puedes realizar un esquema claro de clasificación que te ayude a tener una organización concreta.

Asegúrate de que la estructura de tu sitio web esté colocada de manera lógica. Puedes ayudarte desarrollando categorías y subcategorías, esto ayudará a los usuarios a identificar rápidamente los productos que vendes; 5 ó 6 categorías son suficientes y si quieres ser más especifico utiliza las subcategorías.

Mantener el esqueleto de tu página web limpio y sencillo de utilizar requiere de ingenio, si tus productos son limitados no te preocupes por las subcategorias, esto solo hará de la imagen de la página algo más engorroso.

Diseño amigable.  Intenta mantener una imagen fácil de identificar, que no solo se vea bien, sino que también funcione bien. Intenta encontrar el equilibrio entre la información visual y verbal que deseas transmitir.

 Orientación a la venta. No olvides colocar a cada elemento en venta su precio y por ejemplo si es una composición de productos en la página principal, puedes enlazarlo a su link de compra.

Facilita al cliente un buen buscador donde encuentren un producto más rápidamente, en este caso las etiquetas pueden ser de utilidad.

En plena era digital el merchandising no es solo cosa de las tiendas físicas, el aspecto de tu tienda habla mucho de ti y tu producto cuánto más le facilites a tu cliente la compra mayor será tu ROI.